EL BARÇA NO PREVEU OBRIR EL CAMP NOU AL PÚBLIC ALMENYS FINS AL NOVEMBRE

‘La Vanguardia’ desvela los dos escenarios que maneja el Barça frente al coronavirus
El club maneja un informe interno con uno “base” y otro “optimista”
‘La Vanguardia’ desvela los dos escenarios que maneja el Barça frente al coronavirus
( JOAN JOSEP PALLÀS )
La crisis mundial provocada por el coronavirus y sus efectos económicos han llevado al FC Barcelona a imaginar cómo será el futuro para tratar de anticiparse a él e intentar minimizar sus efectos más nocivos. Un extenso informe de uso interno encargado por la cúpula directiva blaugrana y elaborado por ejecutivos del club incorpora estudios de entidades financieras y proyecciones de consultoras del sector del deporte para detectar tanto las peores amenazas económicas como las posibles oportunidades ante un nuevo y aún poco previsible mercado. El documento, según ha podido saber La Vanguardia, propone dos escenarios de actuación que funcionan como pistas del porvenir inmediato que le espera al fútbol español: uno al que denominan “base”, que sería el realista, y otro “optimista”.

En el escenario denominado “base” el dossier da por hecho que la presente temporada y todas sus competiciones se darán por acabadas sin jugarse y sin posibles aplazamientos. También fija la apertura de la ventana de fichajes de cara al próximo curso para el 15 de agosto y la alarga hasta el 15 de septiembre, fecha en la que bajo este supuesto se iniciaría el campeonato de Liga 2020-21. Uno de los puntos más llamativos y significativos del plan “base” es que no contempla la celebración de ningún partido con público en el Camp Nou hasta el mes de febrero de 2021, es decir, puerta cerrada de aquí a 10 meses.

Escenario base
-Todas las competiciones correspondientes a esta temporada se dan por acabadas

-La próxima Liga se inicia el 15 de septiembre de 2020

-Todos los partidos del Camp Nou se celebran a puerta cerrada hasta febrero de 2021

El escenario “optimista” modifica esas fechas y su punto de partida incluye la celebración de las 11 jornadas del campeonato de Liga que quedan por disputarse. La reanudación de la competición, siempre y cuando se preserve la salud de los futbolistas, tendría lugar el próximo 15 de junio y la última jornada se disputaría entre el 1 y el 15 de agosto. En todos los encuentros los accesos a los estadios para los aficionados están igualmente vetados. De hecho, en este escenario se fija el 15 de noviembre de 2020 como primer día de apertura para el público general. El pistoletazo de salida de la Liga 2020-21 no varía en esta segunda hipótesis, arrancaría igualmente el 15 de septiembre y acabaría el 31 de mayo del año que viene.

Tanto si el escenario “base” se acaba convirtiendo en realidad como si lo hace el “optimista”, y suponiendo que no se dé un tercer supuesto debido a la incertidumbre que impera en estos tiempos, lo que no varía es la sensación del informe respecto al desafío que tiene por delante el club para salir airoso económicamente. El análisis advierte de unas “tendencias del mercado cambiantes” y trata de señalar el camino que deberá tomar el club “una vez superada la crisis mundial” con objeto de “mantener o incrementar la posición de competitividad respecto a otros clubs”.

Escenario optimista
-La Liga se reanuda el 15 de junio y acaba a mediados de agosto

-Todos los partidos pendientes de la Liga se disputan a puerta cerrada

-La próxima Liga se inicia el 15 de septiembre y el Camp Nou abre puertas el 15 de noviembre

Si algo queda claro en este informe es que las costumbres del aficionado del fútbol, entendido este como potencial consumidor, experimentarán una transformación a la que los clubs deberán adaptarse para sobrevivir. Sobresale en este sentido el incremento del consumo digital, y las derivadas que de ello se desprenden. El comercio online superará al presencial, sobre todo hasta que no se normalicen las limitaciones en la movilidad de las personas. Las visitas del seguidor internacional experimentarán por tanto un descenso que afectará a los clubs, cada vez más dependientes del turismo. Los ingresos tradicionales que pasaban por la explotación del Camp Nou (venta de entradas, visitas al museo, venta de prendas deportivas oficiales en las tiendas, alquiler de espacios y un largo etcétera) no recuperarán el ritmo ni a corto ni a medio plazo y deberán ser compensados con fórmulas que pasen necesariamente por la venta de contenido digital y por el aprovechamiento de los llamados e-sports o deportes electrónicos, otro sector que ha experimentado una subida exponencial ayudada por el confinamiento.

El informe, que alerta sobre la fuerte recesión económica que afectará duramente al sector del fútbol, destaca como factores positivo que a raíz de la pandemia se han evidenciado las ventajas (por su ahorro) del teletrabajo, así como las posibilidades que ofrece el mundo del big data y el descubrimiento y potenciación de la parte más solidaria del fútbol, que tanto a nivel individual (jugadores) como colectivo (clubs) se ha volcado estos días a través de donaciones económicas o de material para paliar los daños del coronavirus.
Informa:LAVANGUARDIA.COM (19-4-2020)

145 Lectures | ‣ |
Que tothom ho sàpiga: