LA NOTA D’HUMOR: “EL INDEPENDENTISMO PIDIÓ AL BARÇA FINANCIACIÓN CON CONTRATOS FANTASMAS ” ( EL MUNDO, EL DIARI DE PER RIURE )

88

El diario El Mundo ha sorprendido en la edición de este martes con una información en exclusiva en la que aseguran que líderes del movimiento independentista catalán presionaron al Barça para lograr una financiación a través de contratos fantasmas antes del 1 de octubre de 2017, cuando se celebró el referéndum independentista organizado por Carles Puigdemont. Según dicho periódico, el entonces presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, se negó a sacar de la caja azulgrana 2,6 millones que les pidieron para pagar la fianza de Artur Mas por el 9-N que se le exigía como “patriotismo”.

En su información de este martes, El Mundo apunta que se tratará de una serie de tres días en el que revelarán los presuntos intentos del movimiento independentista por convertir al Barcelona en un instrumento del ‘procés’. En este sentido, el diario madrileño apunta que los detalles provienen de fuentes conocedoras de los hechos de manera directa y del material contenido en los dispositivos electrónicos intervenidos por los Mossos d’Esquadra a ex ejecutivos del Barcelona e incorporados al sumario del Barçagate, en el que se investiga la contratación de una empresa para monitorizar las redes sociales y la creación de perfiles difamatorios de jugadores y opositores.

Según cuenta El Mundo, Bartomeu no quiso hablar con los supuestos enviados del entonces presidente de la Generalitat y les pidió que fuera el propio Puigdemont que le llamara. En este sentido, las exigencias de los líderes del procés, siempre desde el entorno de Puigdemont, pretendían convertir al club azulgrana en una caja de financiación del independentismo. La idea era hacerlo supuestamente a través de contratos fantasmas con empleados que jamás trabajarían y con empresas, entre las que figuraban algunas israelíes, especializadas en seguridad y desarrollo de software.

Por otro lado, en la información de El Mundo también se detalla que un enviado de la entonces presidenta del Parlament, Núria de Gispert, pidió concretamente 2,6 millones de euros a Bartomeu “por patriotismo”. Un dinero que era iría destinado a sufragar la fianza impuesta por el Tribunal de Cuentas a Artur Mas, ex presidente de la Generalitat, y a sus ex consejeros Joana Ortega, Irene Rigau y Francesc Homs, por la supuesta utilización de fondos públicos para organizar la consulta del 9-N, en 2014.
Informa:ELMUNDODEPORTIVO.COM (18-1-2022)

80 Lectures | ‣ |
Que tothom ho sàpiga: